Usted está en: Inicio / Tratamiento de la lesión medular

Tratamiento de la lesión medular

tratamiento de la lesion medular

Guía de tratamiento para lesionados medulares


Contenido



El trabajo de la terapia física en el paciente con lesión medular es de suma importancia para maximizar las capacidades residuales de la persona y brindarle así la oportunidad de ganar mayor independencia en la vida diaria y mayor funcionalidad en sus tareas, así como poder hacerlo sentir mejor consigo mismo.
 

El objetivo principal del tratamiento fisioterapéutico en los lesionados medulares es conseguir el grado máximo de independencia y bienestar



Lograr este objetivo depende varios factores, como lo son:

  • Nivel y tipo de lesión
  • Complicaciones post lesionales
  • Estado fisico previo del paciente
  • Colaboración del paciente
  • Ambiente familiar y social
  • Otras enfermedades o lesiones del paciente


Otros objetivos de la terapia física para este tipo de lesiones son:

  • Evitar la contractura muscular
  • Evitar úlceras por decúbito
  • Mantener en buen estado la irrigación sanguínea
  • Aumentar la fuerza muscular en las áreas no afectadas
  • Mejorar fuerza y sensibilidad hasta donde sea posible en áreas afectadas
  • Educar a la familia en cuidados fisioterapéuticos  diarios del paciente como la movilización pasiva y los cambios de posición.
  • Mantener arcos de movimiento



Pilares del tratamiento


Cinesiterapia: Es la terapia  del movimiento, sumamente util en estos casos.

  • Movilizaciones pasivas de las articulaciones por debajo del nivel de lesión. Considerar flacidez y espasticidad.

  • Buscar posturas inhibitorias en casos de espasticidad.

  • Colocar al paciente en posturas preventivas de rigideces.

  • Potenciar la movilización activa de articulaciones no afectadas

  • Movilización activas contra resistencia en zonas no afectadas

  • Reeducación muscular: Mejorar el estado de los músculos  sanos, extremidades, músculos espinales y abdominales.

  • Entrenar el equilibrio  en sedente con apoyo y sin apoyo, luego en bipedestación estática y dinámica.

  • Enseñar como dar cambios de posición y desplazamientos.

  • Reeducación de la marcha (levantarse, sentarse, caerse, barras paralelas y con ayudas biomecánicas).

  • Educar en el uso de las ayudas biomecánicas (ortesis).

  • Masaje descontracturante cuando sea el caso, reactivador si hay flacidez.




Entrenamiento en AVD (Actividades de la vida diaria)

  • Enseñar al paciente técnicas de aseo personal de acuerdo a sus capacidades.

  • Enseñar al paciente a vestirse solo o lo más independiente que se pueda.

  • Dar Terapia manual para mejorar la funcionalidad de la mano, dedos y la función de pinza que serán necesaria para realizar tareas como agarrar la cuchara, el vaso, abotonarse la camisa o amarrarse los zapatos.



Hidroterapia:

La terapia del lesionado medular con agua es muy beneficiosa para lograr muchos objetivos. Se recomienda la terapia en piscina, con temperatura templada, en la cual, al paciente se le facilitará el movimiento.

  • Trabajo con pesas dentro del agua en miembros inferiores y/o superiores.

  • Reeducación de la marcha dentro de la piscina, se recomienda utilizar obstáculos, gradas y rampas.

  • Entrenar y capacitar función respiratoria al sumergirse y salir del agua.

  • Técnica WATSU.

  • Técnica Bad Ragaz.



Fisioterapia Respiratoria:

Se debe primero hacer la valoración respiratoria correspondiente bajo los siguientes puntos:

  • Exploración funcional respiratoria en diferentes posiciones: decúbito, sedestación y bipedestación y valorar:
    1.Espirometría espiratoria máxima.
    2.Curva flujo volumen.
    3.Máxima ventilación voluntaria.

  • Medición del flujo espiratorio máximo.

  • Determinación de la capacidad tusígena.

  • Pulsioximetría diurna y nocturna.

  • Medida de la presión inspiratoria y espiratoria máxima


El tratamiento de fisioterapia respiratoria consiste en:

  • Técnica de permeabilización de vías aéreas.

  • Técnica de control respiratorio.
  1. Ventilación dirigida de Giménez
  2. Ventilación lenta controlada.
  3. Respiración con labios fruncidos.
  4. Control de la ventilación durante las actividades de la vida diaria (transferencias, desplazamientos en sillas de ruedas, recreación y otras).
  • Entrenamiento específico de los músculos espiratorios.


Los objetivos de estas  técnicas señaladas son:

  • Hacer más lenta la frecuencia respiratoria, aumentando el volumen corriente sin modificar el volumen por minuto.
  • Mantener  buena permeabilización de las vías aéreas para poder realizar los ejercicios con mayor confort ventilatorio.
  • Aumentar la capacidad para toser
  • Facilitar la expulsión de secreciones.
  • Disminuir la fatiga y la debilidad muscular respiratorias.


Volver arriba





Regresar de Tratamiento de la lesión medular a Terapia Física