Usted está en: Inicio / Rehabilitación de la marcha

Rehabilitación de la marcha

rehabilitacion de la marcha


Recuperando una función esencial


Contenido




La marcha representa la capacidad de ser poder trasladarnos de un lado a otro, y más que eso es uno de los factores más importantes para ser independientes.

Los pacientes con trastornos de la marcha ya sea  por diferentes lesiones del sistema nervioso, caídas o lesiones musculares,  a menudo manifiestan inhabilidad de llevar el peso corporal sobre los miembros afectados, lo cual puede darse  por:

  • Patrones anormales de marcha.
  • Debilidad muscular,
  • En otros casos realizan inversamente carga de peso sobre un miembro para facilitar la transferencia del paso en la ambulación.
  • Disminución del equilibrio
  • Miedo a caerse


La rehabilitación de la marcha es un aspecto fundamental de la rehabilitación física, neurológica y del adulto mayor.



El objetivo es mejorar la capacidad para alcanzar una marcha independiente o poder ser asistidos por Ayudas Biomecánicas.

Actualmente existen un grupo de ayudas biomecánicas, compensatorias de sostén y de apoyo para ayudar a realizar la marcha, entre ellas como bastones, andaderas, trípodes, muletas, y cualquier otro dispositivo que disminuya la carga  de peso sobre los miembros inferiores y facilite el movimiento.

Hay un grupo importante de técnicas terapéuticas para rehabilitar la marcha que tienen las siguientes metas:

  1. Mejorar la fuerza muscular en miembros inferiores.
  2. Aumentar la estabilidad funcional y el equilibrio para desarrollar la marcha.
  3. Facilitar el  aprendizaje de los patrones de movimiento normal.
  4. Mejorar el control de la postura y el movimiento.
  5. Lograr buen control de tronco y de desplazamiento de peso.



Aspectos para la rehabilitación de la marcha

  • Antes del reentrenamiento de la marcha los pacientes deben mejorar el arco de movilidad articular y la fuerza muscular.

  • Poner especial atención en el fortalecimiento de los siguientes músculos: peroneos (superficial y profundo), tibial anterior, gastronemios, ileopsoas. Y claro no hay que olvidar a los estabilizadores dinámicos del tronco.

  • El entrenamiento puede iniciar en barras paralelas, en especial cuando el equilibrio del paciente es precario, progresando hasta la marcha con ayudas biomecánicas.

  • Algunos pacientes deben llevar un cinturón de asistencia para evitar caídas.

  • La reeducación del equilibrio también es parte esencial del proceso. Comienza promoviendo el equilibrio en posición de  sedente con apoyo, siga con  sin apoyo, bipedo estático, hasta llegar a bipedo dinámico.

  • Una vez que el paciente  camine con seguridad sobre terreno plano puede iniciarse el reentrenamiento en gradas, y terreno irregular.

  • Los pacientes  que utilizan ayudas biomecánicas deben aprender técnicas especiales para subir y bajar gradas así como  caminar en terreno irregular.

  • Al subir gradas se inicia subiendo la  extremidad no afectada y se desciende con la pierna afectada.

  • Es importante que se le enseñe al paciente la manera correcta de ponerse de pie si se cae, y a que aprenda como utilizar sus ayudas biomecánicas en estos casos.

  • Otros aspectos complementarios de la rehabilitación de la marcha enfocan el manejo del espacio donde se vaya a desenvolver el paciente. Esto implica eliminar todo tipo de obstaculos que puedan afectar la marcha del paciente e incluso provocarle un accidente (alfombras, muebles, floreros, juguetes tirados...)


Volver arriba





Regresar de Rehablitación de la marcha a Terapia Física