Usted está en: Inicio / Reemplazo total de rodilla

Reemplazo total de rodilla

reemplazo total de rodilla


Reemplazo total de rodilla


Contenido


¿Qué es un reemplazo total de rodilla?


El reemplazo total de rodilla (RTR) es un procedimiento quirúrgico que se realiza para reemplazar la articulación de la rodilla por una prótesis artificial. Es también llamado artroplastia de rodilla, artroplastia total de rodilla, o artroplastia tricompartimental de rodilla.

Esta técnica fue realizada por primera vez en el año 1968 y es uno de los avances más importantes de la cirugía ortopédica. Cada año, se llevan a cabo aproximadamente   478 000 reemplazos totales de rodilla en los Estados Unidos.

El RTR es normalmente efectuado en pacientes que tienen desgastes o daños severos en la articulación, debido a la artritis o a una lesión. En estos casos las personas pueden presentar dificultad para realizar sus actividades de la vida diaria tales como caminar o subir y bajar escaleras e incluso pueden sentir molestias estando sentado o acostado.

Generalmente, las rodillas artificiales tienen partes metálicas. Sin embargo, se emplean también algunos materiales diferentes, incluyendo metal sobre metal, cerámica sobre cerámica o cerámica sobre plástico.

Al restaurar las superficies dañadas y desgastadas de la rodilla, la cirugía de reemplazo total de rodilla puede aliviar el dolor, corregir la deformidad de la pierna y ayudarle a realizar las actividades cotidianas.

Una rodilla artificial no es una rodilla normal, por lo tanto no es tan buena como tal.
La operación proporciona un alivio del dolor, para que la persona pueda ser capaz de llevar a cabo las actividades del diario vivir. La rodilla artificial podría permitirle retornar a sus actividades deportivas o laborales, pero las actividades que sobrecarguen la rodilla artificial, deben ser evitadas.

Es importante destacar que cerca del 90% de los pacientes con rodillas rígidas antes de la cirugía, tendrán un mejor movimiento después del Reemplazo Total de Rodilla.

Indicaciones del RTR


El RTR está indicado en los siguientes casos:

  • Osteoartritis o artritis reumatoide de rodilla que no muestra mejoría con medicamentos ni fisioterapia aún después de 6 meses o más de tratamiento y que presente además limitación para realizar las actividades de la vida cotidiana así como incapacidad para dormir debido al dolor.

  • Artritis post-traumática la cual puede suceder después de una lesión seria en la rodilla. Una fractura en la rodilla o los desgarres severos de los ligamentos de la rodilla pueden dañar el cartílago articular con el tiempo, ocasionando dolor y limitando la función de la misma.

  • Presencia de tumores que estén afectando la rodilla.



Contraindicaciones y riesgos de un RTR

Las contraindicaciones, es decir los casos en donde no podrá llevarse a acbo este procedimiento son:

  • Infección de rodilla
  • Obesidad mórbida (peso mayor a 300 libras o 136 kg)
  • Cuádriceps muy débiles, ya que podrían provocar dificultad para caminar y usar la rodilla a causa de la debilidad.
  • Daños o enfermedades en la piel alrededor de la rodilla.
  • Discapacidad mental severa.
  • Flujo sanguíneo deficiente en la pierna por enfermedad vascular periférica.
  • Una enfermedad terminal, tipo cáncer, que se ha propagado.



Los riesgos que presenta el reemplazo total de rodilla son:

  • Infecciones
  • Aflojamiento o dislocación de la articulación artificial
  • Coágulos en las piernas y/o pulmones (Tromboembolismo pulmonar)
  • Rigidez
  • Reacción alérgica a la articulación artificial



Recuperación y rehabilitación en el RTR

El proceso de recuperación tardará de 2 a 3 meses hasta un año. Después de la cirugía se deberá tener ciertos cuidados tanto en el hospital como en el regreso al hogar. El médico le explicará todos los lineamientos y precauciones a seguir para una recuperación positiva. Siga paso a paso las indicaciones del médico, tome los medicamentos que le hayan recetado y cumpla con la dieta, los ejercicios y la rehabilitación necesaria para el fortalecimiento del área de la rodilla.

A partir del primer día después de la cirugía deberá iniciar a moverse y caminar. Además necesitará ayuda para trasladarse de la cama a la silla durante algunos días, pero poco a poco lo logrará realizar sin ayuda.

Es importante que realice flexiones y estiramientos con frecuencia en la cama esto para evitar coágulos de sangre.  Además necesitará iniciar una rutina de ejercicios que irá cambiando de acuerdo al avance que tenga según las recomendaciones del profesional en fisioterapia.

La presencia de un profesional en fisioterapia es esencial para una recuperación y rehabilitación idónea.



Los resultados de una artroplastia total de rodilla con frecuencia son excelentes. La operación alivia el dolor en la mayoría de las personas y gran parte de ellas no necesitan ayuda para caminar después de que se recuperan totalmente.

Normalmente las prótesis de rodilla duran de 10 a 15 años. Algunas duran hasta 20 años antes de aflojarse y necesitar que se reemplacen nuevamente.


Volver arriba





Regresar de Reemplazo total de rodilla a Terapia Física