Usted está en: Inicio / Parálisis Facial

Parálisis Facial

Parálisis Facial


Media cara paralizada


Contenido



¿Qué es una parálisis facial?

La parálisis facial es una lesión del nervio facial. El nervio facial es un nervio mixto y doble de la cara, que se encarga de cuatro tipos de funciones:

  • Movilidad de los músculos de un lado de la cara: del lado derecho o del lado izquierdo. Controla también un músculo muy pequeñito del oído, que se encarga de amortiguar los ruidos muy fuertes; y dos músculos del cuello.
  • Recoge la sensibilidad de lo que es el conducto del oído.
  • Controla las lágrimas y la saliva.
  • Se encarga del gusto, en la parte anterior de la lengua.



Síntomas de la parálisis facial

  • Ausencia de la movilidad voluntaria de los músculos de una mitad de la cara, del lado derecho o del lado izquierdo, observándose esa mitad de la cara fláccida, sin arrugas ni surcos.
  • Incapacidad  cerrar el ojo.
  • Desviación de la boca hacia el lado y hacia abajo de la mitad de la cara afectada.
  • Dolor en el oído cuando se produce un ruido fuerte. También puede doler el oído, cuando la causa es un virus.
  • Ausencia de sensibilidad del conducto del oído del lado afecto.
  • Ausencia de lágrimas.
  • Ausencia de saliva en la mitad de la boca afectada.
  • Ausencia de gusto en la parte anterior de la lengua, en la mitad de la cara que está paralizada.

Los síntomas, a veces, no se presentan con la misma intensidad, ya que la parte de la frente, por ejemplo, suele tener fibras nerviosas que provienen del nervio facial sano de la otra mitad del rostro, y suplen en parte la función del lado de la parálisis; asimismo, la parte de abajo puede tener fibras cruzadas entre uno y otro lado de la cara. Además, los síntomas dependen de la mayor o menor extensión del nervio que se halle afectada, ya que dependiendo de ello algunos síntomas no aparecerán.


Si el causante de la parálisis facial ha sido el virus herpes zóster, suelen producirse también sordera y vértigos (síndrome de Ramsay-Hunt).




Causas de  parálisis facial

La parálisis facial periférica puede producirse por muy variadas razones. El cuadro más frecuente es la parálisis facial de causa desconocida, que afecta al 40% de todos los casos de parálisis facial. Se conoce en medicina como parálisis facial a frigore, o parálisis de Bell. Le sigue en importancia la parálisis facial traumática, con un 25% de los casos. Después,  siguen los casos de paralisis fácial por causa de

  • Tumores
  • virus herpes zoster
  • infecciones agudas y crónicas del oído
  • ciertas enfermedades del organismo que afectan de forma secundaria al nervio facial (en menor frecuencia)



Principales tipos de Parálisis Facial

1-Parálisis de Bell:

Es el tipo de parálisis facial más común y de causa desconocida. Existen dos  probables explicaciones para estos casos:

  • Una lesión por la mala circulación de la sangre al nervio facial
  • Una infección directa del nervio facial producida por virus.

Aparece de una forma brusca, de pronto, en cuestión de horas. La mayoría de las veces, sin que pueda asociarse a ningún otro padecimiento. Su evolución es benigna, recuperándose completamente en el 80% de los casos. El periodo de recuperación oscila entre uno y seis meses.


2-Parálisis facial traumática

Se produce por traumatismos externos, como  en accidentes de tráficos con afectación de la cabeza, durante el parto, en operaciones del cerebro, oído, de la glándula parótida y/o por heridas de arma blanca en esta zona.



Tratamiento de la Parálisis Facial con Fisioterapia

En etapa aguda:

  • Calor local: compresa húmeda-caliente por 10 minutos en la hemicara afectada, para mejorar la circulación.
  • Electroterapia: aunque existe una controversia respecto al uso y efectividad, ya que se estimula el punto motor del músculo y no el nervio.
  • Reeducación muscular frente a espejo: las principales acciones van encaminadas a lograr el correcto funcionamiento de la oclusión del ojo y de la boca. Debemos distinguir:
  • Ejercicios activos asistidos: el paciente se auxilia por el dedo índice y medio colocados sobre el músculo a trabajar en dirección al movimiento deseado, sosteniéndolos por unos segundos en hemicara afectada.

    Hacer énfasis en realizarlos simétricamente respecto a hemicara sana y en forma aislada con el resto a los músculos de hemicara afectada, dándole mayor importancia a los músculos orbicular de los párpados y labios, ya que son los últimos en recuperarse.

    Levantar con los dedos la ceja involucrada y sostenerla por unos segundos. La asistencia manual disminuirá progresivamente de acuerdo con la recuperación muscular.
  • Ejercicios activos: se retira la presión digital y se solicita trabajar en el siguiente orden: frontal, superciliar, elevador del labio superior, canino, buccinador, borla y cuadrado de la barba, triangular de los labios, cutáneo del cuello y por último los cigomáticos. Ejemplos de ejercicios:
    • Contraer los labios como si se fuera a dar un beso (Orbicular de los labios y compresor)
    • Dilatar el ala de la nariz hasta levantar el labio superior y enseñar los dientes (Dilatador de la nariz, canino, elevador del labio superior).
    • Expulsar aire lentamente, como soplando por una cañita (Buccinador, cigomático mayor, cigomático menor)
    • Sonrisa amplia dirigiendo la comisura labial hacia afuera y atrás (Risorio)
    • Apretar los dientes lo más fuerte posible (Cutáneo del cuello, triangular de los labios)
    • Arrugar el mentón (Mirtiforme, cuadrado de la barba, borla de la barba)
    • Elevar las cejas (Occipitofrontal)
    • Juntar las cejas (Ciliar)
    • Cerrar los ojos (Orbicular de los párpados)
  • Inhibición del reflejo de Bell: se logra enfocando los ojos del paciente en un objeto fijo a 30.5 cm abajo al frente del paciente, intentando cerrar ambos ojos hasta ocluirlos. Enfocar el ojo hacia abajo ayuda a iniciar que el párpado inferior se eleve.


En etapa de facilitación:


Se caracteriza por incremento de movimientos voluntarios y ausencia de sincinesias. Se realizarán:

  • Movimientos faciales activos simétricos, haciendo énfasis al paciente de no realizar movimientos incoordinados en forma bilateral, con el fin de evitar movimientos distorsionados del lado afectado, ya que esto lo coloca en una función menos óptima respecto al lado sano.
  • Si el paciente no presenta signos sugestivos de sincinesias, indicar ejercicios resistidos: la resistencia manual se aplica en dirección opuesta a los movimientos deseados con movimientos faciales aislados, sin causar movimientos en masa o sincinesias.
  • Sonidos pronunciando consonantes y vocales en forma aislada y palabras que favorezcan el músculo orbicular de los labios.


En  etapa de control:


Se caracteriza por la aparición de movimientos anormales y anárquicos, los músculos responsables deben colocarse inmediatamente en posición de estiramiento sostenido para inhibirlos. Los músculos propensos a sincinesias son los orbiculares.
Los ejercicios de estiramiento para lograr disociación son:

  • Ojo-boca: si durante la actividad del orbicular del párpado derecho se observa que la comisura labial se levanta hacia arriba y afuera con la cara en reposo, el paciente deberá inhibir el cigomático mayor.

Técnica: el paciente colocará su pulgar izquierdo en el interior de la mejilla derecha, con el índice y el medio en el exterior, mantendrá la mejilla estirada entre los tres dedos oblicuamente hacia abajo y hacia el lado sano sin tirar del párpado inferior derecho. Cerrará los ojos suavemente, luego con fuerza, manteniendo la mejilla estirada.

  • Boca-ojo: se le pide al paciente que coloque la boca en protrusión con los labios juntos y redondeados y se observa que el ojo derecho se cierre, incluso mínimamente, entonces se le pedirá que enganche la mejilla derecha con el índice sobre el surco nasogeniano. El paciente deberá estirar la mejilla, empujarla oblicuamente hacia abajo y hacia el lado sano, controlando el ojo en un espejo, esbozar el trabajo del orbicular de los labios.

En cuanto el paciente perciba la contracción sinérgica del orbicular del párpado, deberá detener el movimiento. A continuación, cuando obtenga un buen equilibrio entre los músculos agonistas y antagonistas, podrá retirar progresivamente la presión digital y equilibrar los músculos del lado sano.

  • Ejercicios enfocados para el control de movimientos anormales o sincinesias, los cuales consisten en enfatizar solamente el movimiento del músculo a trabajar en lo posible sin provocar movimientos anormales. El rango del movimiento aumentará siempre y cuando se controle los movimientos anormales.

En fases de relajación (al final de cada sesión):

Se realizarán palmo percusiones a hemicara afectada y ejercicios de relajación Jacobsen’s, que consisten en una contracción sostenida de tres a cinco segundos, seguidas de relajación completa aplicada a músculos faciales específicos.


Ayudas técnicas

El personal de enfermería será el encargado de elaborar y capacitar al paciente en el uso de parche ocular y férula bucal y del párpado.
El parche ocular de uso nocturno está indicado en pacientes con incapacidad para ocluir el ojo durante el sueño, previene la lesión corneal, debe ser colocado previa asepsia de la región y con el ojo debidamente cerrado.
La férula bucal está indicada cuando la asimetría facial es de tal magnitud que limita las funciones de alimentación y comunicación.

Volver arriba






Regresar de Parálisis Facial a Terapia-Física.com