Usted está en: Inicio / Osteoartritis

Osteoartritis

terapia fisica


Dolor Incapacitante


Contenido


¿Qué es la Osteoartritis?



 La osteoartritis (OA), también conocida como enfermedad articular degenerativa, es uno de  los tipos mas comunes de artritis.


Es una enfermedad inflamatorio natural que se da cuando el cartílago articular se empieza a desgastar.  La osteoatritis aparece cuando el acolchonamiento cartilaginoso de la articulación se rompe, lo que causa fricción de los huesos, uno contra otro, se presenta entonces dolor, inflamación, espolón óseo(crecimientos pequeños de nuevo hueso) y disminución del movimiento.


El cartílago articular trabaja como un amortiguador de choque
, reduciendo el estrés sobre la articulación. Cuando este se desgasta, aumenta el estrés sobre la articulación provocando dolor e inestabilidad. Al continuar el desgaste del cartílago, puede desaparecer del todo en algunos lugares permitiendo la carga de hueso contra hueso.



La población más frecuentemente afectada se dirige hacia personas en etapas adultas y a adultos mayores.


La articulación mas afectada usualmente es la rodilla, seguida por la cadera. Otras articulaciones afectadas en forma común son: dedos, columna y hombros.


Causas de la osteoartritis

  • Edad: Con el uso de las articulaciones principia el deterioro y el desgaste del cartílago.

  • Menopausia: La mujer menopausica tiene rangos elevados de osteoartritis, quizá debido a la disminución en los niveles de estrógenos que la predispones.

  • Elevación de la densidad ósea: Incrementa el riesgo para la osteoartritis, pero disminuye el riesgo para la osteoporosis.

  • Factores genéticos: Son responsables de al menos un 50% de los casos. Algunos pacientes nacen con un cartílago defectuoso o asociado a defectos leves en el acoplamiento articular.

  • Sedentarismo

  • Lesión articular previa

Volver arriba

Síntomas clínicos de la Osteoartritis

  • Dolor crónico

  • Rigidez: Se presenta en la mañana y luego de periodos de inactividad durante el día

  • Sensibilidad en la zona afectada

  • Protuberancias óseas. En las manos causan los conocidos nódulos de Heberden

  • Crepitaciones

  • Rango articular disminuido: Perdida de movimiento

  • Inestabilidad articular

  • Incapacidad funcional: Perdida de función del área afectada ( incapacidad para sentarse, caminar, tomar objetos…)

  • Depresión y aislamiento físico: A causa del dolor y pérdida de funcionabilidad e independencia.




Diagnostico

  • La exploración física demuestra disminución de movimiento articular y muy probablemente de la fuerza muscular del área afectada.

  • Una historia de dolor, inflamación e inestabilidad en la articulación que empeora con el desuso.

  • Los rayos X muestran que los espacios entre los huesos de la articulación están más disminuidos de lo normal.

  • Pruebas funcionales especificas positivas


Volver arriba



Tratamiento



Tratamiento Conservador Fisioterapéutico

Busca promover el fortalecimiento muscular alrededor  de la articulación, prevenir aun mas el deterioro articular y disminuir al dolor, con lo que, por ende, se aumentara la funcionabilidad del área afecta.


Se resume en:

  • Ejercicios isométricos de la región correspondiente para aumentar la fuerza. También se recomienda ejercicios en otras zonas del cuerpo aunque no estén afectadas para proporcionar que estas otras zonas puedan sustituir la articulación enferma. Además de prevenir que si la enfermedad llega a alcanzar otras articulaciones, estas se encuentran en buen estado.

  • Ultrasonido

  • Electroterapia para el control de dolor y regeneración del cartílago, como el láser. Se puede usar magnetoterapia siempre que el paciente no este en periodo de crisis.

  • Termoterapia: En periodos de cris se utiliza crioterapia para reducir la inflamación y el dolor.

  • En periodos de no crisis, se utiliza calor para disminuir la rigidez articular y el dolor.

  • Masaje de la musculatura periarticular que puede contraerse fuertemente.

  • Educación al paciente en cuidados caseros y posturales.



Tratamiento farmacológico:

Las inyecciones de acido hialuronico proveen un liquido lubricante a la articulación disminuye el frotamiento de hueso sobre hueso y reduce la inflamación.


Los Antiinflamatorios no esteroideos (AINES) se recomiendan en el tratamiento de la osteoartrosis ya que inhiben la ciclooxigenasa que es la encargada de la producción de prostaglandinas, responsables de signos y síntomas de la inflamación.


También suele recetarse Tramadol, el cual es un analgésico no narcótico que actúa de forma rápida y duradera. 


El acetaminofén, se utiliza para el dolor moderado, y ha demostrado ser tan efectivo y tolerado como cualquier otro medicamento antiinflamatorio.



Tratamiento no conservador

Se refiere al procedimiento quirúrgico que se realiza para:

  • Remover fragmentos perdidos de hueso o cartílago de la articulación si son la causa de los síntomas mecánicos (torcerse o trabarse)

  • Revestimiento óseo

  • Reposición ósea

  • Reemplazo Óseo o Artroplastia (reemplazo articular)

Volver arriba



Prevención

  • La dieta juega un papel importante en la prevención y disminución del progreso de la osteoartritis en caso de que se presente. Los niveles adecuados de vitamina C reducen hasta en un 30% el riesgo de la osteoartritis, los niveles de vitamina D, disminuyen el progreso de la enfermedad, los antioxidantes proveen defensas contra la lesión tisular y protegen el deterioro del cartílago.

  • Mantener un peso adecuado es básico para evitar la sobrecarga articular y por ende el deterioro del cartílago, especialmente en la cadera y rodilla.

  • Practique ejercicio regularmente. 

  • Mantenga una higiene postural óptima.

  • Realice chequeos regulares con un profesional en salud para determinar si existe o no algún síntoma y la enfermedad pueda ser ataque precozmente.

  • Use siempre calzado adecuado.

  • Si practica algún deporte, cuide sus articulaciones. Use algún vendaje o preventivo de ser necesario.


Volver arriba






Regresar de Osteoartritis a Terapia Física